OSCAR P. MUÑOZ.La Vanguardia.

Cuando estamos a punto de comprar un Smartphone, una tableta o un ordenador, y nos fijamos en las especificaciones técnicas, es importante que veamos las diferentes configuraciones de memoria RAM que se nos ofrece. Y es que debemos saber que este es uno de los componentes que más puede alargar la vida útil de nuestro dispositivo.

Lo primero que debemos saber es qué es y cómo funciona este componente. La memoria RAM (Random Access Memory) es una memoria de acceso aleatorio. Es decir, los datos que pasan desde el almacenamiento interno (discos duros, memorias de estado sólido, etc.…) hasta el procesador y son gestionados por la placa base, son almacenados de forma temporal por la memoria RAM.

Cuando estamos encendiendo nuestro móvil, una tableta o el ordenador, el tiempo que esperamos hasta que podemos comenzar a operar con él se invierte en guardar en la memoria RAM toda esa información, que está almacenada en una memoria no volátil. Como puede ser la de un disco duro.

Memoria RAM en Smartphone o tabletas

El principal inconveniente con la memoria RAM de los dispositivos móviles es que no se puede ni sustituir ni ampliar. Estamos hablando de un chip integrado en la placa principal de forma fija. Recordemos que muchos terminales pueden ampliar su capacidad de almacenamiento con una tarjeta de memoria externa como con una SD. Pero no debemos confundir esa memoria no volátil con la memoria RAM (el fabricante debería indicar ese dato tan importante).

Tres gigas es el mínimo de memoria RAM recomendable para Android Menos de tres gigas de memoria RAM en un Smartphone o tableta no es recomendable. Siendo de cuatro o seis lo ideal. Y es que un teléfono el consumo de memoria RAM del sistema operativo en reposo es aproximadamente de un giga. En el momento que por ejemplo abrimos un navegador web, reproducimos un vídeo o lanzamos Facebook, la memoria RAM libre se ve reducida en un 30 por ciento del total disponible. Cuando superamos la cantidad de memoria RAM que tenemos instalada, el recurso que utiliza el sistema operativo es usar en vez de memoria RAM una parte de la memoria no volátil de almacenamiento interno, y esto se traduce en lentitud y bloqueos del terminal. Pues ese tipo de memoria es mucho más lenta.

Por lo tanto, en un teléfono móvil o una tableta es aconsejable elegirlo siempre con tanta memoria RAM como podamos. Pues eso permitirá asegurarnos en el futuro que las aplicaciones y el sistema fluyen correctamente (a pesar de la llegada de nuevas actualizaciones con mayores requisitos de memoria RAM).

Ordenadores de sobremesa y portátiles

En el caso de los ordenadores tenemos la ventaja de poder ampliar la memoria RAM. Y nunca deberíamos tener menos de 8 gigas de memoria instalada.  Lo primero a tener en cuenta es que el sistema operativo va a necesitar un porcentaje de memoria RAM que perdemos para el resto de procesos. En el caso de Windows 7 ó 10 si abrimos el administrador de tareas, podemos ver una gráfica con el porcentaje utilizado y la memoria que queda disponible.

A veces la memoria RAM en un PC se puede ampliar, pero hay que asegurarse antes de comprar

En los ordenadores de torre o de sobremesa lo normal es que queden dos o tres zócalos vacíos en la placa base para añadir más módulos. Por lo que tenemos margen suficiente para ir ampliándolo progresivamente. En cuanto a los ordenadores portátiles están más limitados para añadirles más módulos de memoria RAM. Suelen dejar un zócalo disponible, o a veces nos queda la única opción de quitar el que viene instalado y sustituirlo. Y en muchas ocasiones incluso esto no es posible, pues la memoria viene soldada a la placa. Hay que averiguar esto antes de comprar

Al igual que comentábamos que todas aplicaciones que se van abriendo en los smartphones o tabletas se quedan en la memoria RAM, en el caso de los ordenadores esto ocurre igual con los programas y con los procesos en segundo plano. Por ejemplo, si abrimos YouTube y un par de páginas web más, la memoria RAM que esto ocupa es de unos 500 megas.

Un dato que deberíamos de conocer es la velocidad a la que trabaja la memoria RAM

Además de la capacidad de la memoria, es muy importante la velocidad o frecuencia con la que trabaja. Podemos tener muchos carriles y la carretera despejada de tráfico, pero si la velocidad es lenta, de poco nos sirve ese espacio. La velocidad de la memoria hoy en día oscila entre los 2133 megahercios (Mhz) y los 4400 Mhz. Para no perdernos en estas cifras hay que destacar dos cosas fundamentales: la primera es que cada placa base de un ordenador soporta un rango de diferentes frecuencias. Y segundo, y muy importante, todos los módulos de memoria deben tener la misma velocidad.

En la actualidad las dos tecnologías utilizadas en los ordenadores son: DDR3 (cada vez menos usada) y DDR4 (recomendamos adquirir un equipo con este tipo de memoria). Además de la diferencia de arquitectura electrónica empleada, físicamente son distintas. Por lo que no son compatibles entre sí.

Aunque sigan vendiendo ordenadores con memoria DDR3, recomendamos optar por los de tecnología DDR4

Respecto al precio de los módulos de memoria RAM, actualmente podemos encontrar un módulo para un ordenador de sobremesa, de ocho gigas con tecnología DDR4. Un módulo de memoria RAM para un ordenador de sobremesa se denomina DIMM y para portátiles SO-DIMM.

La recomendación final en la que insistimos es que, si vamos a adquirir un nuevo ordenador, este venga equipado con una memoria RAM ocho gigas. Pues tendremos un margen suficiente para no sufrir problemas de ralentización a largo plazo. Incluso con la futura llegada de nuevas versiones del sistema operativo.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *