El amor de hombres y mujeres por los caballos es algo más que centenario. Ideas para elegir el nombre adecuado.

Son Majestuosos, bellos y elegantes. Y muchos portan nombres grandilocuentes o que hacen alarde a características particulares que los diferencian o destacan de sus pares. La variedad de apodos en el mundo equino es enorme, y los dueños de los caballos y las yeguas suelen tomarse muy en serio la cuestión a la hora de bautizarlos.

Hay razones para que así sea: en algún punto, la tradición indica que el nombre de un caballo o una yegua condicionará la forma en que el animal será “juzgado” por el resto de sus días. No es lo mismo llamar a un caballo Sultán o Poseidón que Manchita o Mickey. Cualquiera de estos es válido, claro, pero resulta inevitable no relacionar uno u otro nombre a una mayor o menor fortaleza y prestancia, por mencionar sólo algunas de las características que se suelen asociar con estos animales.

Habrá que pensar, igualmente, que no a todos los equinos les depara el mismo futuro: una cosa es elegir el nombre para un ejemplar de competición deportiva y otra más relajada será, sin duda, bautizar al que cumplirá la tarea de conducir apacibles cabalgatas al atardecer. Pero, ¿cuáles son los nombres ideales para caballos y yeguas?

A continuación, 30 nombres ideales para caballos y yeguas, con sus significados o referencia histórica:

10 nombres ideales para caballos

  • 1) Galán. Atractivo, que seduce,
  • 2) Tirano. Proviene del griego. Significa dueño, señor, amo,
  • 3) Elegante. Ideal para referirse a que es vanidoso por el estilo o el porte del caballo.
  • 4) Diamond. Significa nada menos que diamante. Hace referencia a su toque de sofisticación.
  • 5) Poderoso. Se refiere a un animal fuerte, sólido.
  • 6) Tornado. Un nombre ideal para un caballo inteligente y veloz. (Apela al caballo de Diego de la Vega en la serie el Zorro).
  • 7) Sultán. Un nombre que debe tener el animal indicado. Es un término árabe que equivale a un rey o un monarca. Es “el que ejerce el poder”.
  • 8) Chocolate. Se lo elige para hacer alusión al color del animal o incluso a su personalidad dulce.
  • 9) Faruk. Un nombre que define a quien sabe distinguir entre el bien y el mal.
  • 10) Júpiter. El principal dios romano y uno de los planetas del sistema solar que se caracteriza por su gran tamaño.

10 nombres ideales para yeguas

  • 1) Atenea. En Grecia era la Diosa de la sabiduría, hija de Zeus. Inteligente y guerrera. Un nombre con mucha fuerza.
  • 2) Duquesa. De origen latino, significa “la gran guía”. Intuitiva, curiosa, activa.
  • 3) Saeta. Refiere a delgada, ligera. En la literatura se lo asocia con una flecha por su punta afilada y plumas en el otro extremo.
  • 4) Kenia. Significa “monte blancura”. Apela a la pureza, el amor y la lealtad.
  • 5) Agata. Metal semiprecioso derivado del cuarzo. Para un animal que deslumbra a su paso.
  • 6) Caramelo. Para una yegua castaña y dulce.
  • 7) Esmeralda. Bella como una piedra preciosa, que irradia pureza.
  • 8) Caprichosa. Difícil de domar, rebelde, con manías.
  • 9) Bribona. Hace alusión a que es pícara, traviesa, imprevisible.
  • 10) Aura (o Avra). En homenaje a una yegua ganadora en los Juegos Olímpicos de la Antigua Grecia.

5 nombres unisex

Para quienes prefieren tener el nombre de su equino elegido antes que nazca, sin conocer todavía el sexo del animal, proponemos 5 nombres que van tanto para yeguas como para caballos.

  • 1) Manchas. Hace alusión al pelaje del animal.
  • 2) Noble. Que es fiel, que no traiciona al jinete.
  • 3) Chispa. Se refiere a un ejemplar muy veloz, imparable y decidido.
  • 4) Ekene. En lenguas africanas significa “el aclamado” o “la aclamada”.
  • 5) Zafiro. Una piedra preciosa de color azul muy valorada en la joyería por su utilidad para tallar diamantes

5 nombres de caballos históricos

Para quienes aman los relatos históricos, proponemos cinco nombres con mucho peso justamente por lo que representaron.

  • 1) Rocinante.  El viejo, flaco y fiel caballo de Don Quijote (Don Quijote de la Mancha, de Miguel de Cervantes Saavedra).
  • 2) Bucéfalo. El ejemplar que acompañó a Alejandro Magno en todas sus conquistas.
  • 3) Babieca. Agil y veloz, la yegua del Cid Campeador (Cantar del Mío Cid).
  • 4) Palomo. El caballo blanco de Simón Bolívar, libertador de Colombia, Venezuela, Perú (junto a San Martín), Ecuador, Bolivia y Panamá.
  • 5) Othar. El caballo de Atila, rey de los Unos. De raza Tarpán, ya extinguida.

Consejos y secretos para elegir el nombre ideal

Los caballos y las yeguas son mamíferos muy inteligentes y no requieren de mucho tiempo para asimilar su nombre. De todos modos, como regla general se debe optar por uno sencillo -no más de dos o tres sílabas- y fácil de pronunciar ya que esto permitirá que sea recordado no sólo por el animal sino también por las personas que interactúen con él. Por el contrario, no es conveniente un apodo que se asocie a un término que utilizamos de manera habitual para no confundir al animal.

En cuanto al tipo de nombre ideal para un caballo o una yegua, se puede hacer gala del color de su pelaje o destacar detalles de sus patas o una marca distintiva de su cuerpo. También, bautizarlo en función de una peculiaridad en la forma de su cabeza, como fue el caso del famoso Bucéfalo, el caballo negro que acompañó a Alejandro Magno en todas sus conquistas: en griego Bucéfalo significa “cabeza de buey” y su cara redondeada y su frente muy ancha lo “emparentaban” con esos animales.

El nombre de un caballo o una yegua puede reflejar también un signo de su personalidad (si es más tranquilo o tiene mucho temperamento, por caso) u homenajear a un antepasado equino famoso como Rocinante, Babieca o que haya pertenecido a la mitología griega, como Pegaso, el caballo alado de Zeus.

Pero hay quienes prefieren bautizar a su caballo o su yegua con el nombre de un humano que haya tenido un desempeño glorioso en la historia, como Napoleón. Y los fanáticos del fútbol a veces eligen a una estrella de ese deporte.

En el universo del polo, sin embargo, es más frecuente respetar la línea materna para elegir los apodos de caballos y yeguas. Y el desafío consiste en lograr la continuidad de una temática determinada al momento de bautizar a las crías

Aunque si se quiere ser original y se es fanático de las nuevas tecnologías, el nombre ideal para un caballo o una yegua puede estar en sintonía con internet: la red social favorita, alguna aplicación para smartphone o términos que se asocien con ese universo, como Hashtag, Chrome, Netflix, Avatar o Zoom.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *