Podrías rememorar si es posible una escena primaria, de tu niñez más alejada, donde lo que te llamó la atención fue el descubrimiento de la “teatralidad” de la vida, es decir la posibilidad de desdoblarse y ser otro…de jugar. De que la vida podía ser una tragedia o una comedia.

El recuerdo que tengo es el siguiente: no quería ir a la escuela (me hice el descompuesto y no me llevaron),al rato, cuando me di cuenta que se habían ido mis hermanos, me puse a saltar arriba de la cama de felicidad ; ahí entró mi vieja y me descubrió. Tragedia y comedia.


Si tuvieras que elegir un personaje de tu infancia con el que te hayas identificado, cuál sería.


Me identificaba con Astroboy, me gustaban las patitas, las maneras de caminar, pluc-pluc-pluc, que tenía como sopapas, que volaba. Astroboy.


Cómo fuiste a caer en los brazos del arte teatral, fue buscado o te lo encontraste de casualidad. Cuales fueron tus sueños cuando arrancaste, los mantenés….o tenés otros nuevos.


Resulta que con un compañerito de la secundaria que nos juntábamos a tomar la leche, este muchacho practicaba danza clásica, volví a reencontrarlo, después de un par de años sin verlo, y me propuso que hiciéramos pantomima, cosa que yo no tenía mucha idea, en realidad no tenía idea de nada que fuera arte, vivía una vida muy burguesa, de autos caros…otro mundo. Yo agradezco muchísimo porque abrió mi mente a otra realidad que me circundaba y desconocía. Al acceder a ella me sentí absolutamente como en casa…en el escenario, en la escena, sentí que he nacido para eso, lo sigo sintiendo. Me das un escenario y hago algo: canto, bailo, hago títeres. Es mi lugar en el mundo: de modo que los sueños al respecto de eso tienen que ver con la posibilidad de realizarlos. Los días que comenzamos a hacer pantomimas en la calle tenían una…el hecho artístico callejero tenía algo de batalla, algo de enfrentamiento con un mundo bastante hostil, que ese público dejo la hostilidad por la pasividad y es una pena…entonces se modifica los sueños ahí porque quisiera que el arte, no solo mío, ocupase más espacio en las mentes de las personas.

Una escena que recuerdes y te genere risa siempre? La más tonta.


Lo llevo a la secundaria también fue una clase de geografía, teníamos un profesor, el loco Gusberti, tenía una personalidad…tenía muy poca personalidad en realidad este hombre, para estar delante de una clase de
muchachos con ganas de divertirse. Muchas veces nos movía la pena directamente y ésta vez fue muy gracioso porque quiso hacerse el gracioso el hombre y nosotros nos miramos como diciendo apoyémoslo,
hagámoslo sentir que dijo una gracia y largamos una risotada grosera, mentirosa que no terminaba más… y se transformó poco a poco en una risa verdadera… nos acordamos por mucho tiempo de esa risotada.
Y anécdota tonta…bueno me sentí tonto, en un café de Brasil, de Rio de Janeiro pedí feijoada,  el hombre me miró, era como si me sentara acá en un café y pidiera un asado, el hombre me miraba, como así…aquí no hay feijoada.


Del oficio que es lo que más te gusta y qué menos?


Lo que más me gusta es hacer la función y lo que menos me gusta es el poco apoyo que hay, la poca gana de consumir cultura que tiene la gente en general. ¡Después cuando ven una obra que les gusta, oh! Se sorprenden,
si les gustó te preguntan de “dónde sos?”, porque como que no podes ser de tú lugar y haces algo copado. Es raro.

Podrías abandonar tu oficio y hacer otro…o te ves hasta último
momento, antes que caiga el telón, haciéndolo.


Mira no creo que pueda abandonar el oficio. No, no lo voy hacer.

Con este escenario pandémico las musas se acercaron a vos para
traerte material nuevo o al contrario se alejaron irritadas.


Mira el virus este pienso que llegó para quedarse, no se va ir. Eso hace repensar todo. Yo tenía una puesta en escena, pronta para hacer, que habla sobre el petróleo, donde un dragón hace las veces de un gran consumidor de petróleo, por eso tira fuego y amedrenta a la gente. Esto es novedoso y hace que repensemos todo otra vez. La obra del dragón la deje guardadito. No hay una musa que me haya inspirado pandèmicamente porque tampoco tuve la oportunidad de ir mucho a trabajar, así que la musa se ha quedado en el taller (produciendo muñecos en el taller para vender), y también para animarme con la escultura.


Extrañas al público. Te sentís valorizado como artista en un tiempo
donde casi todos pueden acceder a contenidos, casi gratuitos, mientras
los artistas, los hacedores quedan al costado del camino, en tanto los
“transmisores” se quedan con la parte del león.


Por un lado si me siento valorizado como artista, la gente me reconoce, les gusta lo que hago. Lo que pasa que la comparación con la pregunta que haces de los medios es desmedidamente desproporcional, uno pasa a ser un artesano al lado de una industria. Es la realidad.


Contamos la relación, Gepetiana, que sostenes con tus creaciones,
sean los muñecos o los guiones, o el retablo. Los muñecos tienen
corazón, sentimientos…podés probarlo?


Uno entabla una relación con el material con el que trabaja, con las herramientas, con el taller. El material para mi tiene que ser dramático. ¿qué quiero decir?, que el material tiene que expresar. A mí la goma espuma, para darte un ejemplo, no me expresa nada. No encuentro onda, no encuentro vibración con la goma espuma, digo esto porque hay muchos titiriteros que usan la goma espuma. El material dramático por excelencia en el escenario de títere, me parece, es la madera, ya lo expresó Gepeto. Yo trabajo con cartón, en búsqueda de la madera, con papel maché, hago vinculaciones con alambre, utilizo objetos en desuso y trato que tengan eso expresión dramática y más allá de eso el personaje que se construye, a veces los construyo solo porque se me ocurren y después aparece un guión y ¡Opa! Ahí tenía al personaje y a veces al revés: uno construye los personajes porque te lo pide el guión. El momento del taller es muy lindo, es un momento de concentración que se lo recomiendo a todo el mundo.


Sueños para este verano.


Este verano quisiera cruzar el charco y hacer la gorra en Italia, España, hacer la gorra por allá. Como voy con tango yo pienso que hasta Medio Oriente me animo. ¡Vamos nomás!


Puede el espectáculo de títeres ser redireccionado desde el tradicional
mundo infantil hacia el mundo adulto y, por ejemplo, plantear temas de
actualidad. Historia del títere.

El teatro de títeres nace para adultos, nace para la gente, la división entre cosas para niños y adultos se hizo muchos después en el tiempo, el títere nace desde las expresiones religiosas, como muñecos que representan entidades, divinidades. Por ejemplo, la palabra marioneta nace desde la representación en los Autos Sacramentales de María, “marionet”, “Marion”. El juguete, de María, deviene en la marioneta, el muñeco articulado con hilos. Después el títere tiene una importancia en lo social porque es el representante de las injusticias sociales. Es un denunciador de
las injusticias sociales. En Francia “Guignol”, “Punch & Judy” Inglés,“Petrushka” Ruso, son personajes groseros y libertarios profundamente, así que con los tiempos se ha redireccionado y se lo ha identificado al títere
con una actividad infantil. Lamentablemente, digo yo, ahora hay que aclarar que hay títeres para adultos; y que los hay muy buenos.


Vos, como titiritero, artista…podemos decir: con espíritu
feriante, condenado a ir de aquí para allá, sin anclaje
; nómade?


Yo me veo como un artista, no condenado, sino alado. Alado.

¡Gracias Hernán!

Facebook: Hernán cruz
Entrevista: juancacuevas@gmail.com

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *